Los Números Romanos

Los números romanos,  son parte de un sistema de numeración que desarrollaron, sí, los romanos, hace algunos siglos.

¿Alguna vez has visto esos números que se escriben usando algunas letras?

I, II, III, IV, V, VI, VI

Si quieres aprender los números romanosentonces estás en el lugar indicado, aquí compartimos contigo todo lo que necesitas saber al respecto.

Y empezamos por lo elemental:

¿Qué son los números romanos?

Los números romanos son un sistema de numeración antiguo.

Este sistema está basado en caracteres del alfabeto latino, donde cada carácter o letra, representa una cantidad.

Las letras que se utilizan en la numeración romana son:

I, V, X, L, C, D, M.

Todos los signos se expresan en mayúsculas, puesto que el antiguo alfabeto latino o romano se componía solo de letras mayúsculas.

Como te comentábamos, en este sistema cada letra representa un valor numérico:

  • I = 1
  • V = 5
  • X = 10
  • L = 50
  • C = 100
  • D = 500
  • M = 1000

Y para poder representar las distintas cantidades esas letras se combinan de forma sumativa o sustractiva, según se requiera.

Es decir, se suman o se restan entre sí.

Así para representar digamos un 3, en el sistema de numeración romano se usaría tres veces el signo I:

III = 3

Un 20 sería XX.

2000 se expresaría MM.

Es decir, se suman los valores.

Pero en ocasiones es necesario restar para obtener otros valores numéricos.

Entonces en lugar de expresar al 4 de esta forma: IIII los romanos hacían esto:

IV = 4

¿Cómo lo hacían?

Restando.

Para entenderlo mejor es necesario revisar las dos reglas básicas de la numeración romana:

  1. Si un signo o letra se ubica a la derecha de otra letra de mayor o igual valor, las cantidades se suman:

Ejemplo: XXXV = 35.

O lo que es igual a efectuar la operación: Diez, más diez, más diez, más cinco.

  1. Por el contrario, si un signo de menor valor está ubicado a la izquierda de un signo con mayor valor se resta el valor del primero al segundo, así:

Ejemplo: IV = 4.

Que equivale a una sencilla operación de resta: Cuatro menos uno.

Siempre debes tener presente que los números romanos se van leyendo de izquierda a derecha, y se van sumando o restando atendiendo a las dos reglas básicas que ya conoces.

Pongamos en práctica lo aprendido.

¿Puedes descifrar la siguiente cantidad?

MMIXX

Sí, lo descifraste: MMIXX es 2019.

O, lo que sería igual a sumar y a restar, de la siguiente forma:

Mil, más mil, más veinte menos uno.

Pero eso no es todo, porque de los números romanos aún hay mucho por descubrir y conocer.

Aprender los números romanos

Aprender los números romanos al comienzo puede parecer algo un poco complicado al principio, por eso te dejamos con un video introductorio, sobre el sistema de numeración romana.

¿Cómo surgieron los números romanos?

Como ya sabes, los antiguos romanos llegaron a ser una civilización muy poderosa.

Como la enorme civilización imperial que eran, no sólo estaban interesados en la arquitectura, las luchas de gladiadores y la conquista de nuevos territorios.

Los romanos, que a todo le buscaban una aplicación práctica, tenían un particular interés en los números.

Y sobre todo en cómo podían utilizar esos números para:

  • Ordenar la vida en sociedad, las leyes.
  • Administrar el imperio.
  • Organizar el tiempo, es decir: los días, las semanas, los meses (recuerda que: los romanos desarrollaron el calendario en el que se basa el calendario que usamos hoy en día).
  • El comercio.

Y un largo etcétera.

¿Imaginas lo caótico que sería un mundo sin números?

A los romanos tampoco les agradaba el desorden que suponía no tener un sistema numérico práctico establecido.

Entonces desarrollaron el sistema de numeración que ahora conocemos como sistema de numeración romana.

Pero vamos, que para hacer honor a la verdad debemos decir que los romanos tampoco inventaron los números de la nada.

No.

Sí, seguro te estás preguntando:

¿Quiénes inventaron los números romanos?

Te advertimos: lo que estás a punto de leer podría sonar confuso, pero es cierto: los romanos no inventaron los números romanos.

¿Confundido?

Sigue leyendo y entenderás.

La evolución de un sistema numérico

Se dice que en el Imperio Romano se inventó un sistema numérico, pero la verdad es que los números que se comenzaron a utilizar en Roma estaban, cuando menos, inspirados en otro sistema de numeración que ya existía hace mucho.

El sistema numérico del cual se inspiraron los romanos para desarrollar el suyo fue el sistema de numeración etrusca, veamos.

Los etruscos fueron otra civilización antigua anterior a la romana, como civilización, con cierto poder que eran, se vieron en la necesidad de desarrollar un sistema numérico que les permitiera contabilizar posesiones y organizar la vida.

El sistema de números de los etruscos estaba basado en caracteres de su alfabeto, que más tarde los romanos adaptarían al alfabeto latino, pudiendo de esta forma representar los números con las letras que conocemos hoy en día:

I, V, X, L, C, D, M, respectivamente.

Pero lo que resulta sorprendente es que antes de usar letras, lo que en realidad usaron los antiguos etruscos para llevar sus cuentas fueron marcas o muescas.

Por eso se cree que esa forma de contar nació en las jornadas de caza y pastoreo.

Cuando los cazadores etruscos atrapaban a una presa, o los pastores perdían a un miembro del rebaño, hacían una hendidura, una marca en su bastón, vara, lanza, o en la herramienta que utilizarán para desarrollar sus tareas.

Imagina, una presa capturada era representada con una marca. Algo que más tarde comenzó a representarse con la letra i mayúscula del alfabeto latino.

Así, dos presas capturadas eran dos marcas, que más tarde se convirtieron en II.

¿Verdad que es sencillo y tiene mucho sentido?

Bueno, seguro imaginas que si un cazador etrusco había capturado en una semana a veinte presas entonces hacía veinte muescas en su lanza, así:

IIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Pero si intentaste contarlas, seguro notaste enseguida que no resulta ni fácil ni práctico contar tantas rayas tan juntas:

Es verdad, los ojos se te vuelven bizcos y las líneas se mezclan.

Claro, que los etruscos también se dieron cuenta de eso.

Y es que, con tantas líneas era imposible que pudieran presumirles a sus amigos al final de la jornada la cantidad de presas que habían capturado.

Por eso, los pastores y cazadores etruscos idearon una forma de facilitar el conteo.

Para ello la quinta marca, o marca número 5, sería doble: V.

Y para hacerlo aún más fácil, la marca número 10, sería una tachadura: X.

¿A qué ya va tomando forma todo?

Entonces en lugar de señalar un 20 con veinte líneas o muescas continuas, lo representaban así:

I III V I III X I III V I III X

¿Verdad que así resulta más fácil de contar?

Luego los romanos se sintieron atraídos por la simplicidad y, sobre todo, por lo práctico que resultaba el método etrusco para contar y lo fueron adaptando, hasta llegar al sistema que conocemos y utilizamos hoy en día.

Porque aún utilizamos, en ocasiones, el sistema de números de los romanos.

 ¿Para qué se utilizan los números romanos en la actualidad?

   Los números romanos se utilizan en la actualidad para:

  • Escribir los siglos: Siglo XXI.
  • Darle carácter ordinal al nombre de un evento: V Encuentro de Escritores es igual a decir: Quinto Encuentro de Escritores.
  • Enumerar los capítulos de un libro, las escenas de un guión.
  • Insertar un valor numérico que indica cierta ascendencia en los nombres de algunos personajes de posición elevada: Carlos XVI Gustavo de Suecia.

Y tú ¿Conoces otro uso de los números romanos?

Quizás te interese conocer: